Capítulo VIII. 3ª parte. El cerdo.

Las palabras son importantes y las frases son importantes. En la vida, las palabras son importantes. A todos nos gusta que se nos hable con respeto, con elegancia, sin gritos ni malos modos. Hay gente sin embargo que solo sabe expresarse como los cerdos. ¿Alguien ha visto la matanza del cerdo? Al pobre animal lo ponen sobre una mesa, y mientras varias personas lo cogen de las patas, un tercero le mete un cuchillo por el cuello, le corta la yugular. La sangre comienza a manar, como un rio rojo, humeante, mal oliente. EL cerdo grita, se desgallita, intenta decirnos que le perdonemos la vida. ¿Alguien ha oído al cerdo gritar?, ¿alguien? YO sí, en mi oficina lo oía cada día. MI pobre jefe pedía a gritos que le salvásemos la vida, pero no lo entendíamos, como al cerdo. Como el cerdo, no se expresaba con claridad.

¿Por qué pedir que no fallen los programas, cuando lo que fallan son las ventas? Esto fue su error, dejarse comer la cabeza por la ballena. EL cerdo fue devorado por la ballena. Me atacó día tras día. “el programa falla..”, “el programa falla..”, señor! Los programas fallan si no hay un plan de pruebas, y un plan de pruebas no consiste en que el programador pruebe y lo pase al cliente. Señor! Que paciencia he tenido!, cuánto he aguantado! Su problema es que no ha vendido nada en cinco años, ese es su problema. EL problema es que su empresa no vende y yo no le voy a decir el porqué.

Para no mentir, la empresa de mi jefe ha hecho una venta en cinco años. Un desastre total. Ha confiado en quien no debía y ha humillado, vejado, defenestrado, atacado, menospreciado, injuriado, engañado, mentido, a éste, el que os escribe. El Señor dará a cada uno lo que se merece, y para aquellos que no creen en el Señor, suficiente desgracia tienen con creer que tras una vida de mierda, tras una vida en la que no ha dejado tras de sí mas que empresas vacías, tras una vida en la que no hay un solo amigo que te recuerde con cariño, una sola persona, un solo animal, tras una vida de soledad, tras esta vida, se mete en una caja, se quema, y se acabó.

Las siete, me largo a casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s