Capítulo VIII. 5ª parte. Las torres.

Estaba comiendo y de repente una gran explosión en un rascacielos. Madre mía, las torres gemelas. Llegué al trabajo y al llegar todos comentábamos lo sucedido. El jefe en su triste pecera, se sentía solo. Salió y comenzó a divagar. Todos callamos, como siempre. Era el turno de escuchar al listo, al señor que todo lo sabe.

-Eso de las torres esta chupado, yo cuando llevaba la avioneta….aquello sí que era complicado cuando pasabas por las chimeneas…lo de las torres esta chupado….cualquiera pone un avión dentro de la torre.

Yo no sabía si era fácil o difícil estrellar un avión contra una torre, así que como siempre asentí y pensé, “joer, cuanto sabe mi jefe, el tío sabe de todo”.

Llegué a casa, era un once de septiembre, puse la tele, hablaban unos pilotos comerciales de grandes aviones comerciales:

-para hacer colisionar un avión de estas dimensiones con una torre, tienen que haberse formado en algún sitio o ser pilotos en activo, ya que es una maniobra muy complicada.

Joder! Otra fantasmada de mi jefe, si que sabe mi jefe.

En fin, las once, me voy a la cama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s